Zigor Samaniego, el mago del 3D

Su relación con el mundo del 3D es de amor/odio. O más bien de odio/amor. Ya que después de más de diez años como diseñador gráfico, este ilustrador vitoriano optó por centrarse en algo que al principio no le gustaba: el 3D. “Me di cuenta de que no todo lo que se puede hacer en 3D son orcos, coches o edificios”, asegura.

  

Apasionado de las texturas, su afición por recrear los materiales de los que parecen estar hechos sus personajes es casi una obsesión. “Me fijo mucho en los objetos del mundo real los reflejos, los arañazos… Creo que el secreto está en que todo en la vida, incluso lo mas nuevo, tiene alguna imperfección”, explica Samaniego.

Perfeccionista y muy detallista, Samaniego también es conocido por su trabajo en el mundo del lettering y por su serie de iconos corpóreos de aplicaciones y juegos. Si hay algo que caracteriza a sus personajes es su deficiente morfología. Seres de patitas y brazos muy cortos, algo peludos y en algunas ocasiones dotados de una enorme dentadura… Entes imposibles con apariencia de monstruos adorables.

 

Parte del universo tan peculiar de Samaniego podrá verse este mes de diciembre en las pantallas de Callao City Lights, gracias a la colaboración de la revista Yorokobu.

Alquiler de espacios para eventos publicitarios en Madrid